Pasar al contenido principal
Switch Language

Crítica del bloc La revolución de los libros sobre el llibre “Hereus del demà”

Hem rebut una nova crítica, aquest cop del bloc “La revolución de los libros”. Ha fet una ressenya del llibre d’en Joan Aldavert Herederos de un mañana, que hem publicat també en català amb el títol Hereus del demà.

A continuació, us en deixem alguns fragments. Podeu llegir la crítica sencera a l’enllaç.

 

«Quiero destacar dos aspectos que me han parecido claves en los relatos que Joan escribe: las descripciones y la velocidad de la narración. El primer elemento es fundamental para enganchar al lector. Al ser relatos contados por una persona pero redactado por otra, la capacidad de describir lugares, personas, olores y sensaciones es clave para atrapar al lector en la historia. Y Joan lo consigue. Te engancha de tal modo que aunque haya relatos que no superan las dos páginas, te quedas petrificado. Por otro lado la velocidad narrativa que Aldavert presenta en este libro es increíble y me fascina: frases muy breves, descriptivas, en algunos casos con palabras sueltas separadas por puntos. Personalmente me recuerdan a los fotogramas de una película o a flashes. Todo es muy visual y si le añades las descripciones, es la unión perfecta para disfrutar de este libro.

Aprovechando que hablo sobre los aspectos más “formales” del mismo, acentúo que los relatos alternan distintos narradores y tiempos verbales: suele aparecer el narrador omnisciente en tercera persona del pasado y el narrador que cuenta la historia en primera persona del presente. En algunos capítulos, aquellos que presentan mayor extensión, se mezclan ambos tiempos (presente y pasado) debidamente separados por el escritor. Este aspecto me parece muy positivo, ya que Joan sitúa al lector en la situación presente de algún relato en cuestión para posteriormente volver al pasado, dando fluidez y agilidad a la lectura, sin generar confusión alguna.»

 

«Otro aspecto que menciono en mis reseñas son los personajes del libro en cuestión. Herederos de un mañana no es una historia novelada en la que haya varios protagonistas principales y  secundarios. Aquí cada relato tiene su protagonista principal: unos son valientes, otros temerosos, muchos son sensibles aunque al principio no lo parezcan, otros son idealistas, la mayoría son tercos y otros son egoístas y crueles… Como veis, todos son diferentes y todos se viven y se sienten por igual. Hay un detalle que en este tipo de literatura (sobre todo de carácter bélico o histórico) se olvida, y es la humanización de los personajes. Joan humaniza a estos personajes, los hace débiles, con dudas o fuertes y seguros de sí mismos, les provee de alma y sentimientos en un conflicto desprovisto de sensibilidad y humanidad. Creo que, junto con los aspectos que he mencionado anteriormente, hacen de esta pequeña novela un gran aprendizaje para que el lector disfrute de una parte de nuestra historia.

Antes de finalizar la reseña, quiero comentar algo que para mí es muy importante. Como veréis en la biografía del autor, Joan Aldavert tiene 19 años. Muy joven, ¿verdad? Pues se ha ganado toda mi admiración y respeto como lectora. Supongo que sabréis que el tema de la Guerra Civil española, aun pasados 80 años, levanta ampollas en nuestro país. Aún sigue habiendo bandos, aún no hay entendimiento y dudo que algún día lo haya. Incluso en la literatura, si alguien quiere leer algo más o menos independiente, sin que exista influencia ideológica de por medio, tiene que leer a escritores británicos denominados “hispanistas”, como por ejemplo Paul Preston, Raymond Carr o Hugh Thomas (recientemente fallecido).

Me fascina que esta joven promesa de la literatura sea capaz de narrar sin tapujos a través de estos relatos ficticios un periodo tan complicado de nuestra historia, relatando las barbaridades que, tanto nacionales como republicanos, cometieron. La parcialidad con la que cuenta estas historias me parece fundamental, ya que como dice Joan en su Nota del Autor: “Al fin y al cabo se trata de la historia de todos nosotros”. Y creo que todos deberíamos aprender de esa historia para no cometer los mismos errores.»