Pasar al contenido principal
Switch Language

POLVO SANGRIENTO, uno de los 15 relatos del libro HEREUS DEL DEMÀ

El basavi d'en Joan Aldavert, l'autor, a la mili

[Joan Aldavert Pallerols, el autor]:

Polvo sangriento, uno de los 15 relatos de mi segundo libro Herederos de un mañana, basado en anécdotas reales de ancianos que vivieron la Guerra Civil en Catalunya. Se trata de uno de los relatos más significativos para mí, puesto que su protagonista es mi bisabuelo. Una persona que por desgracia nunca pude llegar a conocer, pero que he tenido siempre muy presente debido a que la familia hablaba de él. Y es precisamente esa la razón por la que me he visto ante un gran reto, el de trasladar a la ficción no sólo un personaje que existió, sino de devolver a la vida a alguien con quien compartía apellido.

Con Polvo sangriento he querido narrar una de las muchas historias de cuando fue enviado al frente republicano, a la batalla del Ebro, justo después de haber hecho la mili en África y haber sido especializado en el uso de la ametralladora. Y lo he querido hacer desde la distancia, alejándome de nuestro vínculo para presentarlo como un simple "hombre", uno entre los tantos otros que fueron obligados a combatir. Un trato impersonal reforzado con un narrador cámara, que desconoce sus pensamientos y se limita a describir la escena como un espectador más. Con un estilo cargado de frases cortas y concisas, que aportan ritmo e imitan las ráfagas de una ametralladora.

Dos soldados que corren, disparan y huyen de los morteros enemigos que pretenden abatirlos. Un pequeño homenaje a mi abuela —su hija— y un intento de entender mejor a mi bisabuelo, de poder, tal vez, tratar de acercarme a través de la ficción, puesto que no pude hacerlo en la vida real.

Os animo a leerlo y a que nunca olvidemos de dónde venimos, cuáles son nuestros orígenes. A mirar atrás para explicar el presente.

PD: mi bisabuelo era el jefe de la unidad, así que es el que va vestido de oscuro en la fotografía.

A continuación, os dejamos un breve fragmente de Polvo sangriento:

El hombre sigue corriendo. Esquiva los árboles, salta los arbustos. Las piedras crujen bajo su paso. Pierde el equilibrio, logra enderezarse. Mira detrás. Lleva su compañero pegado a los talones. No se detienen. Las ramas rasgan su uniforme. Sangra. Sigue. Se pone bien la ametralladora al hombro. El peso del arma hace que el cuerpo se incline hacia la derecha. Sierra los dientes, yergue la espalda. La ropa se le pega a la piel, la correa del fusil al otro hombro le molesta. Intenta pasársela por encima de la cabeza. El casco se lo impide. Abandona su propósito, hace que vaya más lento. Un lugar espacioso. Hace la señal a su compañero. Se tiran al suelo. Empiezan a arrastrarse, se ayuda con la culata. Para detrás de un arbusto. Aparta algunas ramas con la mano. Clava el trípode. Tiene barro en los dedos. Se los limpia con la camisa. Acerca la cabeza a la mira. Espera. Parpadea repetidas veces. Escupe en la mano, se la pasa por el rostro. Vuelve a concentrarse. Su compañero encaja la cinta de munición en el arma y la sostiene. El hombre quita el seguro. Las primeras figuras a lo lejos. Pulsa el gatillo. Se siente la ráfaga. Las balas barren los alrededores: estruendos cercanos y después silbidos que se desvanecen. Dos de ellos caen al suelo. Cargador vaciado. Silencio. Gritos de dolor al otro lado. Se levantan. El hombre la carga de nuevo en el hombro. Corren. Explosiones: tierra por los aires, polvo que se levanta. Corren a tientas.